La Ira. Por Lic. Marina Fernández

La ira es una emoción que nos acompaña a lo largo de nuestra vida. Esta presente, latente…esperando salir a la luz, por cualquier mínima circunstancia…mínima ¡¡¡¡Si!!! . Es difícil manejarla por momentos, pero tenemos que tener la habilidad de hacerlo, porque de lo contrario, perjudicara nuestras relaciones personales y sobre todo a Nosotros mismos.

Esta presente en situaciones de conflictos, disgustos, discusiones y puede oscilar desde una leve irritación hasta el más  profundo de los odios. Pareciera que cuando discutís con otro, o surge algún conflicto, salís de tu eje y se apoderan de vos, sentimientos de Odio profundo y no te reconoces…porque esa emoción aflora con tanta bronca, resentimiento de manera inconsciente, sin darte cuenta. Quizás tenga que ver con situaciones no resueltas del pasado. Por eso tenes que  ser consciente y pensar ¿por que me saco? ¿que hay, en esta situación, que sale lo peor de Mi? ¿que tengo que trabajar en Mi para no desequilibrarme?

Cuando, sentimos y vivenciamos en la realidad, que somos tratados injustamente, cuando nos sentimos lastimados o cuando  algo importante no pudo realizarse, sentimos Ira.

Sentir esta emoción en estas circunstancias nos predispone a la acción en un intento de protegernos de aquello que nos hace daño y que es el origen de esta emoción. Es un mecanismo de defensa, para no soportar el daño, lo proyectamos al exterior.

Como todas las demás emociones es una reacción compleja, donde se ponen en juego  tres tipos de respuestas.

La primera es una respuesta corporal, en la que nuestro cuerpo se activa para la defensa o el ataque y comenzamos a sentir sensaciones en nuestro cuerpo, te irritas, te tiemblan las piernas, te explota la cabeza, etc.,

Cuando este estado de excitación permanece por un periodo de tiempo, estamos predispuestos a actuar de forma impulsiva y nos convertimos en personajes agresivos, a través de la palabra o hasta, en el peor de los casos, con golpes.

La segunda es una respuesta cognitiva, es decir, depende de nuestra manera de interpretar las situaciones, de interpretar las cosas…recordá que las cosas No te pasan a Vos, simplemente suceden. Depende el valor que le des, el significado que le otorgues dominara tu conducta. Conducta que luego podrá convertirse en una constante, hasta formarse en un hábito.

De esta manera, las emociones están en función de nuestros pensamientos, así que cuando interpretamos una situación como un abuso, una injusticia, una falta de respeto o como un obstáculo para conseguir una meta, sentimos Ira.

Pensamientos del tipo «esto es insoportable», «como me tratas así» «pero quien se cree que es», «la vida se empeña en ponerme trabas» etc, son el combustible perfecto para incrementar y prolongar los sentimientos de ira aumentando la posibilidad de ser agresivos. Y la última respuesta de la ira tiene que ver con la gestión conductual en estas situaciones.

Es decir…que conducta sale al exterior, ¿como reaccionas? ¿de que manera? ¿ con que conducta respondes a aquello que te molesto o irrito?

 Como te dije anteriormente, esta emoción actúa como mecanismo de defensa ante un daño y no debemos confundir la emoción de la ira con la agresividad, ya que ésta es una de las múltiples maneras de gestión emocional. Expresar la ira a través de la agresividad depende de las conductas que hayamos aprendido a lo largo de nuestra vida.

Tenes otra opción, resolver la situación, sin agresividad, pero al estar inmerso en la ira no ves otra posibilidad. Hay tantas herramientas para trabajar y eliminar la Ira.

El único que se perjudica SOS vos, y eso se expresa en el cuerpo. Es una emoción cara, porque si no podes controlarla, tu cuerpo pagara las consecuencias.

Pero bueno, a ver…todo tiene su lado positivo… algunos beneficios tiene Ser iracundo, siempre y cuando no te excedas en sacar  la ira al exterior y lastimar a Otro. Como toda   emoción no la podemos dejar de sentir, con lo cual es importante que juegue a nuestro favor en vez de a nuestra contra.

Nos energiza, te da fuerza o impulsa a hacer algo, que te resultaba tedioso, por ejemplo: podes enojarte y te sacas la bronca limpiando, planchando, etc.

Nos ayuda a resolver conflictos, porque de buena forma, vamos a expresar sentimientos negativos y estos desapareceran…algo así como: «listo, le dije todo lo que tenia guardado», «no me callo mas».

Nos da información sobre situaciones y personas, como señal de alarma, nos anticipa de situaciones angustiantes, amenazantes e injustas y nos llevara a buscar la solución al conflicto. Y por otro lado te conoces a Vos y al Otro cuando están mal y se presentan situaciones conflictivas.

Ahora bien, te voy a contar que hay formas de manejar la ira… de ahora en mas vas a tener herramientas para estar mejor y que no  te corras de tu eje.

Hay tres formas, para Mi, principales, de manejar la Ira:

La expresión: expresar lo que sentís, para aliviar un poco esta emoción , es una salida posible, siempre que la expreses de tal forma, en la que no lastimes a Otro. Sin embargo este alivio, puede ser  temporario y con el pasar del tiempo convertirse en un hábito.

La represión: reprimir lo que sentís. Si lo haces de forma parcial, algo así como ponerle un filtro a todo aquello que deseas decir, para evitar un conflicto mayor, es una forma posible. Sin embargo reprimir puede llevarnos a guardar resentimiento, afectando nuestro comportamiento y actitud hacia la vida. Ojo con esto, estemos atentos!!!

El perdón: este es el camino …el del perdón,  la paciencia y abstenerse. El perdón te  libera, no te conviertas en prisionero de la ira, libérate y destruila, a través del perdón.

Recordá que el perdón sana tu Alma.

No permitas que Nada Ni Nadie te quite la paz interior, aquella que nos cuesta y esforzamos todos los días en conseguir.

Ahora bien, estas son tres formas posibles, hay otras que también podrías practicar,

La Empatía. Es necesario ponerse en la piel del otro para entender la situación de forma objetiva y evaluar la situación desde otro lugar. Es implicarse en la situación y hacerse cargo de la parte que nos toca.

Poner distancia. Si notamos que nuestra ira va en aumento, que vamos a perder nuestro eje, es momento de poner distancia con la situación, ya sea abandonando el lugar donde estemos o tomarnos un momento para «contar hasta 100» y relajarnos. Esto nos ayudará a calmarnos, y  a buscar soluciones positivas a la situación.

Decime  ¿Te enojas, te irritas rápidamente? ¿Hay situaciones en las que te frustras, te enojas y parece que vas a explotar?… Entonces es momento de relajarte y preguntarte que deseas para Vos, vivir enojado por todo, y volverte loco, sintiendo que vas a explotar o quizás sea mejor, tomar distancia, convertirte en el observador de la situación, evaluar que te llevo a sentir ira.

La ira es un veneno que uno toma esperando que muera el otro. William Shakespeare

El único que se envenena por dentro, al sentir bronca, impotencia e ira, SOS vos. Cuida tus sentimientos, pensamientos, emociones y acciones…busca un equilibrio y estarás generando  Bien-Estar para tu salud.

Elimina la Ira, antes que la ira te elimine a Vos…pensalo!!!!

A continuación te dejo un Test, para que evalúes tu nivel de Ira .

TEST ¿Cuan Iracundo SOS?

Con este cuestionario podrás ver hasta que punto la ira te domina.

 INSTRUCCIONES Por cada respuesta «SI» apúntate un (1) punto y si además es con mucha intensidad súmale otro punto (2).

  1.  Estás conduciendo tienes prisa y hay un atasco.
  2. Estás en el trabajo y en el último momento te encargan una tarea.
  3. Tienes hambre y la comida no está lista.
  4. Cometes un error y tu PC elimina el trabajo realizado.
  5. El mecánico aún no ha concluido la reparación de tu coche y no te ha avisado a tiempo.
  6. Participas en una conversación y nadie tiene en cuenta tus argumentos.
  7. Limpias los cristales de las ventanas de casa y diez minutos más tarde empieza a llover.
  8. Tienes una cita y la persona llega tarde.
  9. La persona con la que conversas tiene mala fe.
  10. Acudes a una tienda y esta cerrada.
  11. La fotocopiadora no funciona y la necesitas con urgencia.
  12. El teléfono suena mientras estas ocupado.
  13. Estás mirando un programa en la televisión y de repente, éste se interrumpe.
  14. Un amigo quedó en llamarte y no lo hace.
  15. Has olvidado enviar un documento en la fecha prevista.
  16. El médico te hace esperar mucho más de lo previsto.
  17. Durante una cena o una comida tu interlocutor deja de escucharte.
  18. Un conductor te niega la prioridad en el cruce.
  19. Alguien abre el grifo mientras te duchas y el agua empieza a salir demasiado fría o caliente.
  20. No has logrado llevar a cabo todo cuanto habías previsto durante el fin de semana.
  21. El producto que deseabas comprar no está disponible.
  22. Durante el desayuno tu tostada con manteca cae boca abajo.
  23. Te manchas la camisa en al comer.
  24. Alguien se cuela en la cola en la que estás esperando desde hace un rato.
  25. Alguien te critica en presencia de otras personas.

RESULTADOS 

Menos de 25 puntos: Cuando la realidad te exaspera y te genera sentimientos de ira, sabes ver las cosas con perspectiva enfocando tu atención sobre las cosas realmente importantes.

Mas de 25 puntos: La realidad te golpea con frecuencia: te cuesta controlar tus emociones, ciertas emociones o conductas te resultan insoportables.

Mas de 37 puntos: Se puede adelantar la hipótesis de que posees un temperamento colérico, en muchas ocasiones la vida y los demás te fastidia.

Fuente: Blog de la Lic. Sara Montejano. Psicóloga general sanitaria, máster en psicopatología y salud, experta en terapia cognitivo conductual y fundadora de PsicoGlobal.

329 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.