¿Por que postergo mis decisiones? Por Lic. Marina Fernández

Este es un escrito corto, breve, sencillo pero muy interesante, que te llevará a la reflexión. «A pocas palabras…buen entendedor.»

Seguramente tenés algunas decisiones que tomar y no lo haces, la venís postergando…

¿te preguntaste alguna vez porque te cuesta tomar decisiones, porque dilatas ciertas cuestiones? por miedo…por no animarte, o porque esas decisiones no tienen que ver con lo que, vos, realmente queres, deseas, sentís…sino que son decisiones que a Otro le gustaría que las tomaras…entonces, por no decir  «NO» y así complacer al Otro…te postergas y terminas no haciendo aquello que realmente sentís que tenes que hacer…

Pensemos y reflexionemos ¿donde esta el sentido común ahí? ¿tu vida así, postergándote…tiene sentido? y aquellos deseos perdidos… ¿que haces con ellos? los guardas…pasa el tiempo y siguen ahí ¿esperando que suceda qué?.

Sos incapaz de darle un giro a tu vida, de buscarle la vuelta para hacer lo que realmente tenés ganas. Quizás y apuesto que, ante esta situación, te justificas (Ej.»no soy capaz de hacerlo» «no tengo tiempo, ya estoy grande») estas son todas justificaciones, excusas para no hacer, lo que realmente Sentís y Deseas hacer.

En lugar de seguir tus deseos, preferís no fallarle al Otro, por ejemplo «tus padres», ¿por que sentís que si no los complaces, les vas a fallar?  ¿porque dudas y postergas tus decisiones? ¿por que te postergas vos? quizás por miedo, a no ser aceptado por el Otro, entonces haces lo que el Otro quiere y así los dejas contentos.

Todo aquello que hagas, que no tenga que ver con tus verdaderos deseos, sale al exterior, y es allí cuando aparecen los obstáculos y repetís, una, dos y tres veces lo mismo, generándote un profundo Mal-estar.

Te propongo que tomes las riendas de tu propia vida y comiences a hacer lo que sentís, siempre respetando y no lastimando al Otro. Tené presente que aquel que se lastima, no respeta lo que desea hacer y va en contra de lo que piensa, siente , dice y hace …sos Vos.

Estás aquí y ahora para cumplir con tus expectativas y no con las expectativas de los demás.

Comenzá a priorizarte, a conectarte con tu verdadera misión.

Todos tenemos una Misión que desarrollar, algo que te haga sentir bien, pleno, feliz y de paso que le haga bien a alguien.

No te postergues más, anímate…

«Naciste para más de lo que estas viviendo».-